Leer y escribir ya no es suficiente. Lejos de democratizar, las nuevas tecnologías y, especialmente internet,  ha traído otro tipo de exclusión social: desigualdad, discriminación y analfabetismo digital.  Esto se engloba en lo que se llama la brecha digital. Esta realidad está avalada por datos de las Naciones Unidas, para quien entre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (el objetivo 8F, específicamente), el acceso a internet es un derecho del ser humano.

Fuente: El País

Pero a esta exclusión, a esta brecha, hay que añadir otra: la brecha digital de género. Lamentablemente, en cualquier avance, la brecha de género reaparece porque da cuenta de la desigualdad que existe entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de la sociedad y en cualquier punto del mundo.

La UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones) calcula que hay más de 250 millones menos de mujeres que hombres en línea en todo el mundo. Lejos de disminuir, aumenta. Si en 2013 la brecha de género se ubicaba en un 11%, en 2016 aumentó un 1% más. “Las mujeres se introducen en el mundo digital más tarde y más lentamente. Si no se toman medidas para remediarlo, se calcula que la brecha de género en relación con Internet podría ascender a unos 350 millones en el plazo de tres o cuatro años», dice el estudio de la UIT y Onu Mujeres, ¿Cómo colmar la brecha digital de género?, al cual puede acceder al final de este artículo. Pero quizá vayamos a más. La igualdad en el acceso a la banda ancha no sólo es justa y razonable, sino que también tiene sentido desde el punto de vista comercial y económico». Así lo señaló en octubre 2014, el Secretario General de la UIT,  Hamadoun I. Touré, con motivo de la entrega de los Premios GEM-TECH, premios organizados con ONU Mujeres que  reconocen los logros destacados alcanzados por organizaciones y personas en el ámbito de la igualdad de género en el área delas TIC.

Esta realidad no es esperanzadora. Organizaciones e investigadores abocados al tema, confluyen en un punto vital: la educación. Según la Unesco, 15 millones de niñas en edad de ir a primaria nunca tendrán la oportunidad de aprender a leer ni a escribir, en comparación con 10 millones de niños en esa situación; y, no solo esto, según la organización Ayuda en Acción, el 70% de las personas que viven en extrema pobreza en todo el mundo son mujeres.

 

¿Qué puede hacerse?

Recientemente se ha estado hablando de cómo la digitalización incide en el aumento de la brecha de género entre los y las trabajadoras del futuro. Y esto se debe a que en un futuro que ya está pisando el presente, habrá aún pocas mujeres preparadas en carreras científicas y tecnológicas. Alejandra Ferraro, líder Geográfica de Recursos Humanos de LATAM de Accenture, señaló en marzo 2017 con motivo del estudio «Efectos de la digitalización en las mujeres dentro de las economías del G20» realizado por Kiel Institute for the World Economy que «hay que fomentar en etapas muy tempranas que la tecnología está en todo«. «Tenemos grandes dificultades para encontrar mujeres en carreras ligadas a STEM (Science, Technology, Engineering y Mathematics) porque son mayormente hombres», indicó.

Por ejemplo, en República Dominicana se puso en marcha en 2014 clubes para niñas “E-Chicas” y “Supermáticas” sobre Ciencias, Ingeniería y Matemáticas. En ellos se busca desarrollar la capacidad de liderazgo de las niñas en robótica, electrónica y codificación. Esta iniciativa vino de la mano de Magaly Pineda del Centro de Investigación para la Acción Femenina (CIPAF).

CIPAF enumera qué se puede hacer:

  • Las empresas y departamentos de tecnología de entidades del gobierno pueden abrir sus puertas e invitar a niñas de escuelas, colegios y liceos a conocer el trabajo que realizan y a dialogar con ellas sobre las múltiples oportunidades que el sector ofrece.
  • Las universidades pueden organizar jornadas o ferias informativas sobre las carreras de tecnología dirigidas a chicas estudiantes de ciclos superiores de los institutos y colegios.
  • Escuelas y colegios pueden organizar charlas y diálogos con mujeres profesionales del área TIC para que compartan con las chicas sus experiencias y sus éxitos.
  • Organiza eventos grandes o en pequeños, en tu escuela, tu empresa, tu comunidad.
  • Difundir información sobre la importancia, para el desarrollo del país, de que más mujeres estudien carreras técnicas y profesionales relacionadas con las tecnologías de la información y la comunicación.

En el caso de India, Plan Internacional, en colaboración con Ericsson, ha puesto en marcha centros de aprendizaje digital para mujeres jóvenes, con el fin de que puedan continuar su educación e incrementar sus oportunidades en el mercado laboral. «En este proyecto, 15.000 adolescentes de entre 15 y 25 años tienen acceso a soluciones tecnológicas en sus propias comunidades y barrios desfavorecidos de Nueva Delhi, lo que les permite superar las dificultades de movilidad que normalmente les impiden acceder a tecnología».

Las 3 barreras

Según Ana Moreno Romero y Ruth Carrasco, en un artículo sobre el proceso de incorporación de las mujeres a la sociedad del conocimiento y a la sociedad en red, las barreras para que las mujeres co-lideren el despliegue de la sociedad en red son muchas en el mundo de las tecnologías, pero tres de las más relevantes son «la brecha digital de género, el  bajo número de mujeres ingenieras y el techo de cristal en el sector TIC”.

En su trabajo investigativo, aconsejan pasos fundamentales para aumentar el acceso de la mujer a las TIC:

  • Crear mecanismos de participación de las redes de mujeres existentes, tradicionales y virtuales, como actores fundamentales en la agenda de la sociedad red. «Hay que potenciar modelos que animen a las mujeres a ser activas y creativas en el uso de Internet»
  • Es necesario la educación y capacitación en estas áreas, sobre todo desde la infancia.
  • Hay que sembrar esa afición a la tecnología desde los colegios, y en el entorno socio-cultural hay que romper los estereotipos que animan a las chicas a carreras menos tecnológicas. «Quizás si se hace un esfuerzo por visibilizar las utilidades de las tecnologías para servir a la sociedad y al medio ambiente, se conecte mejor con la vocación de las mujeres». No solo esto, visibilizar la relación que hay con su empoderamiento económico.

Si comenzamos con que el acceso igualitario a internet es un derecho, para disminuir esta brecha -además de lo mencionado por Romero y Gallego-  es esencial el cambio o implantación de nuevas políticas públicas que van desde la alfabetización y la educación desde edades tempranas hasta la ayuda en el manejo y redistribución  del tiempo de las mujeres, de manera así que puedan acceder  al aprendizaje de estos recursos

Mujeres en la Economía Digital

Fuente: Canal AR

Algunas conclusiones del estudio «Mujeres en la Economía Digital», celebrado en el marco de la conferencia de la Cepal anteriormente citada,  queremos resaltarlas aquí:

  • Las niñas y las mujeres jóvenes tienen menos posibilidades que los hombres de obtener la educación y la información necesarias para acceder a una carrera en ciencia y tecnología. Asimismo, revela que las mujeres que trabajan en este campo laboral, caracterizado también por roles, imágenes y estereotipos masculinos, poseen menos posibilidades de ser promovidas, existiendo una mayor concentración de mujeres en los niveles inferiores de clasificación de los sistemas nacionales de ciencia y tecnología.
  • En la economía digital, al igual que en otros paradigmas del desarrollo, las oportunidades no se distribuyen de manera equitativa ni entre los países, ni entre las personas, de modo que se producen asimetrías que se deben combatir con políticas específicas. El orden de género por el cual las mujeres siguen siendo las principales responsables del trabajo no remunerado y del cuidado en los hogares interactúa con las nuevas formas de organización de la economía global.
  • La profundidad de la brecha digital que afecta a las mujeres puede aumentar aun cuando la población excluida de la sociedad de la información esté disminuyendo. Esto explica en buena medida la lentitud con que se cierran las brechas de género, especialmente en lo que se refiere al empleo vinculado con las TIC.
  • La perspectiva de género debe cruzar de manera transversal las estrategias digitales para hacer frente a las distintas brechas identificadas (en alfabetización, uso, formación, apropiación, ciencia e innovación, y auto empleo en las TIC, entre otras esferas de la economía digital) y a todos los espacios donde niñas, adolescentes y mujeres enfrentan problemas específicos, desventajas o discriminación.

Debemos hablar de desarrollo inclusivo y éste comienza en la escuela. Si no fomentamos por igual la pasión por las Ciencias y Tecnologías, extrañamente tendremos más mujeres dedicadas a estas áreas. No solo esto, al hablar de inclusión digital, debemos democratizar. Debemos hablar del acceso a la Banda Ancha en zonas rurales, impulsar emprendimientos rurales centrados en TICS….Al hacer inclusivas a las mujeres en la digitalización, esto significa que reforzaremos sus capacidades laborales y las incentivaremos en emprendimientos.

Cerremos este artículo con una reflexión:

Según el informe “Mujeres y web 2013” de Intel, si se consiguiera que 600 millones de mujeres se conectaran a Internet en tres años, se traduciría en un aumento del PIB global de entre 13 y 18 billones de dólares.

 

Estudio de la UIT y Onu Mujeres, ¿Cómo colmar la brecha digital de género?

BRECHA DIGITAL ITU 2016
¡Sígueme!

Marita Seara

Fundadora, Periodista y Editora at Voces Visibles
Soy Periodista, Editora y Creadora de historias.

Hace unos cuantos años, descubrí que hay algo más que una historia tras de mí. Historia de miles de mujeres, invisibilizadas, pero presentes cada segundo. Descubrí que sí, soy feminista, que amo esta palabra porque es la que me define. Amo ser mujer, una mujer periodista, escritora o contadora de historias. Como prefiráis definirme.

Soy la Fundadora de este Blog que ahora estáis leyendo: Voces Visibles. Escribo sobre la situación de mujeres y niñas, sobre sus derechos, pero también sobre sus luchas. Escribo sobre aquello que logran, sobre sus sueños y creaciones.

Escribo también sobre las cosas que me preocupan y también sobre las que me apasionan: los emprendimientos rurales, la «España vaciada», el Edadismo, los viajes y la vida. De vez en cuando incursiono en la escritura creativa y me escapo, me evado. Escribo relatos que escapan de mi y me dejan tan vacía y exhausta que luego debo esperar un tiempo para volver a esa aventura.

Mis pasiones y lo que me define son el Periodismo, la Escritura, la Comunicación y el Feminismo. Estas las uno aquí, en mi Consultoría Comunicacional con Perspectiva de Género: Apoyo y asesoro en la creación de Estrategias de Contenido y de proyectos de creación de Blogs, Sitios Web, EBooks, y publicaciones impresas y digitales.

He sido Directora de Comunicaciones por muchos años de una Cámara de Comercio e Industria y Editora de una revista sobre Economía y Negocios. He creado y auto publicado mi primer libro en Amazon: "La Mujer. Una voz que se extiende".

La vida y la lucha me han enseñado a no detenerme y a que no hay nada imposible. No existe el "no puedo" y, aunque a veces es muy cuesta arriba, siempre hay un día en que la luz es más bella y te ayuda a ver todo más claramente.
¡Sígueme!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.