El cristal en el que vivimos inmersos nos impide ver qué hay más allá. Una realidad que parece lejana en un mundo cada vez más pequeño. El 12 de febrero se dedica a una causa muy especial: Día Internacional contra la utilización de Niños y Niñas Soldado. Este día (y todos los días) es importante recordar  que alrededor de 300.000 niños y niñas son utilizados en guerras de todo el mundo como soldados (Unicef).

Y esta cifra podría ir a más. Se han intensificado los conflictos armados y, según Naciones Unidas, 49 grupos armados tienen niños y niñas trabajando en sus filas, los están entrenando militarmente y enfrentándolos con escenas escalofriantes.

Las Naciones Unidas menciona que en 7 de los 18 países donde se llevan a cabo estas prácticas no hay distinción en los géneros: Colombia, Filipinas, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Somalia, Sudán y Tailandia. Naciones Unidas detectó que en estos 7 países se utilizan a las niñas en la guerra. Pero, aunque son adiestradas también para ser soldados,  son utilizadas principalmente como esclavas sexuales y forzadas a matrimonios tempranos.

Es mucho más difícil para una niña. Para empezar, pierdes tu identidad como mujer: tienes que llevar un uniforme militar, botas, debes llevar pelo corto… no se te permite usar pintalabios ni nada que recuerde que eres una chica. No se te permite ser una mujer: cambia tu forma de hablar, tu forma de moverte, incluso tu forma de estar simplemente de pie… todo.

Además eres menospreciada y humillada: imagina tener 16 años y no poder recordar cuántos hombres han tocado tu cuerpo y han abusado de tí. Muchas niñas de apenas 13 años se convierten en madres sin tener el cariño de una familia ni nadie que les cuide, sin padre ni madre, sin nadie que les diga «estoy aquí para apoyarte, yo te protejo».

En el frente las chicas se ven obligadas a cometer atrocidades sólo para demostrar que no son unas cobardes, y eso nunca se olvida. Te sientes sucia y sin valor, pierdes completamente tu autoestima y crees que no mereces que nadie te quiera. Para los chicos también es terrible, pero no puedo hablar por ellos, porque yo lo viví como mujer.»

China Keitetsi, ex-combatiente

Foto: Mikel Ayestarán (ABC)
Fuente: Mikel Ayestarán (ABC)

La niñas soldado son reclutadas no solo como soldados sino para ser esclavas sexuales. Los últimos datos de Naciones Unidas apenas las mencionan. Según se explica en un artículo publicado recientemente en Estrella Digital, «en 2013 y en Colombia había 114 niñas soldados separadas de grupos armados. En Filipinas 13 niñas fueron utilizadas como escudos humanos. También había niñas soldados en República Centroafricana. En Somalia 20 niñas fueron sometidas a violencia sexual en el contexto de matrimonios que se vieron forzadas a contraer».

«En Sudán hubo niñas utilizadas por el Movimiento de Liberación del Pueblo del Sudán-Norte. En República Democrática del Congo hubo ciento veintisiete niñas reclutadas y sometidas a esclavitud sexual». Y no hablemos de las recientes atrocidades de Boko Haram y el Estado Islámico.

Amnistía Internacional publicó recientemente una entrevista a Chema Caballero, director de un programa pionero de rehabilitación y reintegración de niños y niñas soldados en Sierra Leona. En dicha entrevista habla sobre una crudísima realidad, donde, sin distinción, niños y niñas son secuestrados y reclutados como soldados. Solo hay una diferencia, como cuenta Caballero.

En una primera etapa, todos los menores son utilizados para ir a buscar leña, buscar agua, lavar la ropa de los combatientes y hacer tareas domésticas en general. Después comienzan el entrenamiento, pero sin que haya distinciones entre ellos. Las niñas llevan armas y las usan igual que los niños. La diferencia más evidente y dolorosa es que ellas, además, son abusadas. Suelen repartirse entre los combatientes o ser incluso dadas como trofeos.

(…)Las niñas también crean lazos fuertes entre ellas, pero tienen que lidiar con el agravante de ser utilizadas como esclavas sexuales. Algunas de ellas acaban siendo “esposas” de los comandantes y formando parte de su harén, lo que les permite contar con la seguridad de que ningún otro hombre las va a tocar. El resto de niñas permanecen a merced de los demás combatientes y son tratadas como meros objetos. Esto dinamita los vínculos de respeto entre ambos sexos.

 

Esto está sucediendo también en Siria. Las niñas son reclutadas y explotadas sexualmente. Pero, también están comenzando a ser convertidas en un arma letal. El grupo terrorista nigeriano Boko Haram recurre a las «niñas suicida». En mayo 2015, Unicef alertó sobre esta situación. Desde julio 2014 han sido repetidos los incidentes en lo que se involucran a niñas entre 7 y 17 años.

Autor imagen principal: Reuters

¡Sígueme!

Marita Seara

Fundadora, Periodista y Editora at Voces Visibles
Soy Periodista, Editora y Creadora de historias.

Hace unos cuantos años, descubrí que hay algo más que una historia tras de mí. Historia de miles de mujeres, invisibilizadas, pero presentes cada segundo. Descubrí que sí, soy feminista, que amo esta palabra porque es la que me define. Amo ser mujer, una mujer periodista, escritora o contadora de historias. Como prefiráis definirme.

Soy la Fundadora de este Blog que ahora estáis leyendo: Voces Visibles. Escribo sobre la situación de mujeres y niñas, sobre sus derechos, pero también sobre sus luchas. Escribo sobre aquello que logran, sobre sus sueños y creaciones.

Escribo también sobre las cosas que me preocupan y también sobre las que me apasionan: los emprendimientos rurales, la «España vaciada», el Edadismo, los viajes y la vida. De vez en cuando incursiono en la escritura creativa y me escapo, me evado. Escribo relatos que escapan de mi y me dejan tan vacía y exhausta que luego debo esperar un tiempo para volver a esa aventura.

Mis pasiones y lo que me define son el Periodismo, la Escritura, la Comunicación y el Feminismo. Estas las uno aquí, en mi Consultoría Comunicacional con Perspectiva de Género: Apoyo y asesoro en la creación de Estrategias de Contenido y de proyectos de creación de Blogs, Sitios Web, EBooks, y publicaciones impresas y digitales.

He sido Directora de Comunicaciones por muchos años de una Cámara de Comercio e Industria y Editora de una revista sobre Economía y Negocios. He creado y auto publicado mi primer libro en Amazon: "La Mujer. Una voz que se extiende".

La vida y la lucha me han enseñado a no detenerme y a que no hay nada imposible. No existe el "no puedo" y, aunque a veces es muy cuesta arriba, siempre hay un día en que la luz es más bella y te ayuda a ver todo más claramente.
¡Sígueme!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.