Detenerse…y simplemente morir

Caminar, y sentir humedad bajo tus pies
Detenerse, y beber del mar para revivir.
Buscar, no encontrar.

Correr, no hay cansancio,
solo ese árbol, sólo su rama,
sólo esa montaña, sólo esa ruta,
la aldea, su gente
sus animales, sus casas,
su tiempo, su espacio.

Me alejo, y me lleno de verde,
de agua, de fresco,
de sonidos, de piedras,
de tierras, de flores,
de alma, de paz.

Caminar y sentir calor bajo tus pies
Detenerse, y morir cada minuto más
Buscar, y seguir buscando.
Correr, hay cansancio,
y con él, esa calle,
ese coche, ese edificio,
esa torre, esa ventana,
esa escalera, ese puente.

Me alejo, y me lleno de blanco,
de blanco vestido de asfalto,
de cuerpo, de guerra,
de ojos llenos de agonía,
de niños bañados en rojo.

Caminar, y ya no sentir el tiempo.
Detenerse, y simplemente morir

 

Fuente Foto: Unsplash / Olenka Kotyk

¡Sígueme!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies